jueves, 22 de noviembre de 2007

MUERE FERNANDO FERNAN GOMEZ



_____________________
Muere en Madrid a los 86 años el actor Fernando Fernán-Gómez

A partir de las 11 horas quedará abierta la capilla ardiente con sus restos mortales en el Teatro Español. El viernes será enterrado en el cementerio de la Almudena.
(...mas)

Un velatorio de puro teatro
Cientos de compañeros y admiradores despiden a Fernán-Gómez en Madrid


Completo e irreemplazable/ Pedro Almodobar



Las palabras no alcanzan. JUAN DIEGO BOTTO

Trato de pensar en la palabras que puedan abarcar este sentimiento de orfandad, de extraña soledad y no alcanzan, no las encuentro. Trato de imaginar que a lo mejor existe un
cielo para los ateos y Fernando pueda estar ahora tomándose un güisqui con Haro-Tecglen en una réplica celestial del Café Gijón. Pero aquí abajo el resto de los ateos nos hemos quedado sin un referente. Uno se sorprende al salir del Teatro Español, al salir del mágico teatro donde su féretro descansa con una bandera anarquista por encima. Se sorprende de que el mundo siga, de que nada se detenga. Y ya digo que las palabras no alcanzan. Porque debería apagarse el día, deberían detenerse los relojes y los coches. Los semáforos deberían cortar el trafico con una luz negra en señal de luto. Los cafés y las terrazas y hasta el “coñac de las botellas debería disfrazarse de noviembre” en señal de respeto. Deberían brotar banderas republicanas del corazón de todos los hombres y mujeres, solo por hoy; mañana seguimos jugando a la política pero solo por hoy. Sólo juguemos a que escatorce de abril y las tropas nacionales no cautivaron ni desarmaron al ejército rojo. Con respeto lo digo, sin faltar a la opinión personal de nadie. Pero esta perdida no se explica con palabras y uno siente que se merece todos los favores que uno le pueda prestar. Tenía una bandera anarquista sobre el féretro. Dicen que él lo pidió así. Nadie hizo tanto por la dignidad del actor en este país como Fernando Fernán-Gómez. Hace no tantolos cómicos no podían entrar en ciertos hoteles de lujo, los actores eran poco más que bufones y mucho menos que un pintor o un músico. Él, sin quererlo, sin proponérselo, consiguió que fuéramos un colectivo respetado. Un cómico en la Real Academia de la Lengua. Un cómico
capaz de escribir Las bicicletas son para el verano. La puerta del sol, El viaje a ninguna parte, El tiempo de los trenes. Capaz de dirigir El extraño viaje, El mar y el tiempo, el propio Viaje a ninguna parte. Un actor cuya voz y figura son el icono del actor español. Es muy difícil hablar con Juan Diego, con José Sacristán o con Álvaro de Luna y no acabar escuchando una anécdota
de Fernando Fernán-Gómez. Es difícil no reconocer la admiración de todos ellos. Pero su influjo va mas allá de esa generación. La mía, tiene una deuda eterna con él. Y más allá de nosotros, de los cómicos, condenados a viajar siempre a ninguna parte. Más allá está un país que pierde

No hay comentarios:

Suscribirse a las actualizaciones de titulares RSS de:
Ofrecido por FeedBurner

Suscribirse a las actualizaciones de titulares RSS de:
Ofrecido por FeedBurner

Teletexto servicio elaborado por Programación TV